Artículo 25 Constitucional

Artículo 25 Constitucional en México

Guías Seleccionadas de Derecho

Guías de Derecho Comparado

Guías ABC

Guías Esenciales

El Artículo 25 Constitucional en los Derechos en Particular

La presente sección analiza el artículo 25 constitucional en este contexto y, brevemente, su evolución histórica, como medio que permite entender determinados aspectos de la realidad práctica mexicana actual, y su protección internacional, en relación al artículo 25 constitucional. Con esta finalidad, se ha pretendido examinar las cuestiones más significativas que han ido configurando dicha institución en México, tanto desde un punto de vista sustantivo como de justicia, ceñido al marco del artículo 25 constitucional y los Derechos en Particular.

El Artículo 25 Constitucional en los Derechos Civiles y Políticos

Este precepto reconoce como derecho fundamental del ser humano la inviolabilidad de su correspondencia, en los siguientes términos: «La correspondencia que bajo cubierta circule por las estafetas, estará libre de todo registro, y su violación será penada por la ley.» Así, aun cuando la constitución refiere dicha inviolabilidad únicamente a la correspondencia que circule por las estafetas, se entiende que el derecho contemplado por este artículo debe hacerse extensivo a otros medios o vías de comunicación privada del pensamiento humano, ya que la esencia misma del principio de la inviolabilidad de la correspondencia, radica en la noción de que toda persona tiene el derecho o la facultad de comunicarse con quienes desee, a fin de intercambiar sus pensamientos, sentimientos o decisiones más personales y, a veces, estrictamente confidenciales, con miras de llegar al pleno desenvolvimiento de su personalidad.

Más sobre el Artículo 25 Constitucional

Ahora bien, jurídicamente, dicho principio podría ser caracterizado como la obligación que pesa sobre todos aquellos a quienes no está dirigida determinada correspondencia o comunicación, de respetarla escrupulosamente y de la manera más absoluta, no atentando contra ella, bajo ningún pretexto y de ninguna manera, tanto en lo que se refiere a su contenido, cuanto en lo que mira a su integridad.

Y es que se atenta contra la inviolabilidad de la correspondencia tanto abriendo una carta cerrada, aunque no se lea, como tomando conocimiento de una tarjeta postal o de una comunicación telegráfica, escuchando una conversación telefónica, o interceptando o suprimiendo una carta, un telegrama, un mensaje telefónico, o copiando, enmendando, alterando o trastornando el orden de un mensaje, o bien revelando todo o parte del tenor de una correspondencia o comunicación cualquiera, caída, por inadvertencia o no, bajo nuestro oído o bajo nuestra mirada.

Desarrollo

De ahí que tanto el Código penal como la Ley de Vías Generales de Comunicación, impongan severas cuanto diferentes clases de penas a los que abren, registran, sustraen, extravían o destruyen la correspondencia, papeles y otros documentos, o escuchan o interceptan las comunicaciones hechas o transmitidas por medio de aparatos eléctricos o estaciones inalámbricas, de otra persona, sin su autorización, así como a los que divulgan o utilizan el contenido de las mismas.

No obstante lo expresado, cabe observar que el reconocimiento del derecho a la inviolabilidad de la correspondencia no es absoluto, sino que está sujeto a ciertas limitaciones o restricciones basadas en intereses de carácter general o público y que la legislación respectiva deja a salvo.

Detalles

entre tales limitaciones cabe mencionar las siguientes: correspondencia expedida o recibida por incapaces, menores bajo patria potestad o tutela, alineados, interdictos o quebrados, correspondencia en épocas de epidemia, o por abusos en el franqueo, inserción de objetos, valores o publicaciones prohibidas en los despachos postales, apertura de cartas devueltas sin remitente ni destinatario conocidos, después de un cierto tiempo, comunicaciones contrarias a las buenas costumbres o capaces de comprometer la tranquilidad pública, correspondencia de detenidos, procesados y sentenciados, y en general la sometida por las leyes a la autoridad de la justicia penal, y por último, y como la más imperativa de todas las excepciones, la impuesta por las necesidades de la defensa nacional.

Este precepto guarda estrecha relación con los artículos 6o., 7o. y 28 de la propia constitución.

Algunas Cuestiones

Por lo que hace a la legislación secundaria, se relacionan con este precepto los artículos 173 a 177 del Código penal, y 378 a 384, 421 a 522, 571, 576 a 578, 591 y 592, de la Ley de Vías Generales de Comunicación, publicada en el D.O. del 19 de febrero de 1940.

[1]

El Artículo 25 Constitucional en los Derechos en Particular

La presente sección analiza el artículo 25 constitucional en este contexto y, brevemente, su evolución histórica, como medio que permite entender determinados aspectos de la realidad práctica mexicana actual, y su protección internacional, en relación al artículo 25 constitucional. Con esta finalidad, se ha pretendido examinar las cuestiones más significativas que han ido configurando dicha institución en México, tanto desde un punto de vista sustantivo como de justicia, ceñido al marco del artículo 25 constitucional y los Derechos en Particular .

El Artículo 25 Constitucional en los Derechos Civiles y Políticos

Este precepto reconoce como derecho fundamental del ser humano la inviolabilidad de su correspondencia, en los siguientes términos: «La correspondencia que bajo cubierta circule por las estafetas, estará libre de todo registro, y su violación será penada por la ley.»

Así, aun cuando la constitución refiere dicha inviolabilidad únicamente a la correspondencia que circule por las estafetas, se entiende que el derecho contemplado por este artículo debe hacerse extensivo a otros medios o vías de comunicación privada del pensamiento humano, ya que la esencia misma del principio de la inviolabilidad de la correspondencia, radica en la noción de que toda persona tiene el derecho o la facultad de comunicarse con quienes desee, a fin de intercambiar sus pensamientos, sentimientos o decisiones más personales y, a veces, estrictamente confidenciales, con miras de llegar al pleno desenvolvimiento de su personalidad.

Más sobre el Artículo 25 Constitucional

Ahora bien, jurídicamente, dicho principio podría ser caracterizado como la obligación que pesa sobre todos aquellos a quienes no está dirigida determinada correspondencia o comunicación, de respetarla escrupulosamente y de la manera más absoluta, no atentando contra ella, bajo ningún pretexto y de ninguna manera, tanto en lo que se refiere a su contenido, cuanto en lo que mira a su integridad.

Y es que se atenta contra la inviolabilidad de la correspondencia tanto abriendo una carta cerrada, aunque no se lea, como tomando conocimiento de una tarjeta postal o de una comunicación telegráfica, escuchando una conversación telefónica, o interceptando o suprimiendo una carta, un telegrama, un mensaje telefónico, o copiando, enmendando, alterando o trastornando el orden de un mensaje, o bien revelando todo o parte del tenor de una correspondencia o comunicación cualquiera, caída, por inadvertencia o no, bajo nuestro oído o bajo nuestra mirada.

Desarrollo

De ahí que tanto el Código penal como la Ley de Vías Generales de Comunicación, impongan severas cuanto diferentes clases de penas a los que abren, registran, sustraen, extravían o destruyen la correspondencia, papeles y otros documentos, o escuchan o interceptan las comunicaciones hechas o transmitidas por medio de aparatos eléctricos o estaciones inalámbricas, de otra persona, sin su autorización, así como a los que divulgan o utilizan el contenido de las mismas.

No obstante lo expresado, cabe observar que el reconocimiento del derecho a la inviolabilidad de la correspondencia no es absoluto, sino que está sujeto a ciertas limitaciones o restricciones basadas en intereses de carácter general o público y que la legislación respectiva deja a salvo.

Detalles

entre tales limitaciones cabe mencionar las siguientes: correspondencia expedida o recibida por incapaces, menores bajo patria potestad o tutela, alineados, interdictos o quebrados, correspondencia en épocas de epidemia, o por abusos en el franqueo, inserción de objetos, valores o publicaciones prohibidas en los despachos postales, apertura de cartas devueltas sin remitente ni destinatario conocidos, después de un cierto tiempo, comunicaciones contrarias a las buenas costumbres o capaces de comprometer la tranquilidad pública, correspondencia de detenidos, procesados y sentenciados, y en general la sometida por las leyes a la autoridad de la justicia penal, y por último, y como la más imperativa de todas las excepciones, la impuesta por las necesidades de la defensa nacional.

Este precepto guarda estrecha relación con los artículos 6o., 7o. y 28 de la propia constitución.

Algunas Cuestiones

Por lo que hace a la legislación secundaria, se relacionan con este precepto los artículos 173 a 177 del Código penal, y 378 a 384, 421 a 522, 571, 576 a 578, 591 y 592, de la Ley de Vías Generales de Comunicación, publicada en el D.O. del 19 de febrero de 1940. [1]

Recursos

Notas

  1. Información sobre el artículo 25 constitucional en «Introducción al Derecho Mexicano», UNAM, Instituto de Investigaciones Jurídicas: La Gran Enciclopedia Mexicana, Jesús Rodríguez y Rodríguez, reimpresión de la 1a ed. de 1981

Bibliografía

  • Fix-Zamudio, Héctor, «Introducción al estudio procesal comparativo de la protección interna de los derechos humanos», Veinte arios de evolución de los derechos humanos, México, UNAM, 1974, pp. 169-273.
    Lozano, José María, Tratado de los derechos del hombre, México, Imprenta de Dublán y Cía., 1896.
    México. Cámara de Diputados, Los derechos del pueblo mexicano. México a través de sus constituciones, 2a. ed., México, Librería de Manuel Porrúa, 1978, 13 vols.
    Montiel y Duarte, Isidro, Estudio sobre las garantías individuales, México, Imprenta del Gobierno, 1873.
    Noriega Cantú, Alfonso, La naturaleza de las garantías individuales en la constitución de 1917, México, UNAM, 1967.

Recursos

Notas

  1. Información sobre el artículo 25 constitucional en «Introducción al Derecho Mexicano», UNAM, Instituto de Investigaciones Jurídicas: La Gran Enciclopedia Mexicana, Jesús Rodríguez y Rodríguez, reimpresión de la 1a ed. de 1981

Bibliografía

  • Fix-Zamudio, Héctor, «Introducción al estudio procesal comparativo de la protección interna de los derechos humanos», Veinte arios de evolución de los derechos humanos, México, UNAM, 1974, pp. 169-273.

    Lozano, José María, Tratado de los derechos del hombre, México, Imprenta de Dublán y Cía., 1896.

    México. Cámara de Diputados, Los derechos del pueblo mexicano. México a través de sus constituciones, 2a. ed., México, Librería de Manuel Porrúa, 1978, 13 vols.

    Montiel y Duarte, Isidro, Estudio sobre las garantías individuales, México, Imprenta del Gobierno, 1873.

    Noriega Cantú, Alfonso, La naturaleza de las garantías individuales en la constitución de 1917, México, UNAM, 1967.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.