Ordenanzas

Ordenanzas en México en México

Introducción a Ordenanzas

Definición de Ordenanzas

Definición de Ordenanzas publicada por Víctor Manuel Alfaro Jimenez, de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM): Un cuerpo normativo, generalmente compilado, que se destina a regular legalmente alguna materia especifica de las actividades humanas.

Ver el significado de Ordenanza en el diccionario jurídico y social.. Asimismo, ver el significado de Ordenanzas de la Enciclopedia Jurídica internacional.

Algunas Ordenanzas

Entre las Ordenanzas Federales, destaca la Ordenanza General de la Armada. De gran importancia en el derecho local son las ordenanzas municipales.

Definición y Carácteres de Ordenanzas en Derecho Mexicano

Concepto de Ordenanzas que proporciona el Diccionario Jurídico Mexicano (1994), de la Suprema Corte de Justicia de la Nación: (escrito por Ma del Refugio González) Por lo que se refiere al periodo de nuestra historia jurídica en que las ordenanzas constituyeron una fuente fundamental del derecho (mexicano), esto es, el periodo colonial, en términos generales puede afirmarse – siguiendo a García Gallo – que las ordenanzas fueron disposiciones de gobernación de carácter general destinadas a regular en forma sistemática y homogénea una institución o poner en «orden» una materia. En las Indias en general, y naturalmente también en la Nueva España, las ordenanzas podían ser dictadas tanto por el rey, como por el virrey y otras autoridades. Para aclarar el alcance de las facultades de dictar ordenanzas de las distintas autoridades novohispanas, conviene recordar cómo estaba constituido el gobierno.

La distinta jerarquía de los órganos creadores de derecho determina que éstos se dividieran en:

  • supremo (rey y Consejo de Indias),
  • superior (virrey),
  • distrital (gobernadores, corregidores y alcaldes mayores) y
  • local (cabildos).

Todos ellos tenían facultades de gobierno y justicia, aunque cada cual las ejercía de modo particular. El gobierno supremo podía dictar ordenanzas de carácter general, como las de la Casa de Contratación de Sevilla de 1552, las del Consejo de Indias de 1571, las de descubrimiento y población de 1573, etcétera Asimismo podía dictar ordenanzas destinadas a regular alguna materia de uno de los territorios del Imperio, como por ejemplo, las Ordenanzas de Minas dictadas para el gobierno y administración de las minas de la Nueva España en 1783. Del gobierno superior, es decir, el virrey, emanaban también ordenanzas, pero su carácter no era general, ya que se reducía a la resolución de problemas particulares de las relaciones económicas o sociales de la Nueva España; por ejemplo, los virreyes dictaron multitud de ordenanzas para regular ciertos aspectos de la vida en los reales mineros, estas ordenanzas complementaban la legislación dictada por el rey al respecto. En el momento que pareció necesaria una nueva reglamentación respecto de la explotación minera en su conjunto se oyeron opiniones, se tomaron en cuenta precedentes legislativos, se hicieron innovaciones, y finalmente el rey, a través de su Consejo, dictó las ordenanzas respectivas para que tuvieran validez en toda la Nueva España.

Ordenanzas Virreinales

Al dictar ordenanzas, los virreyes actuaban en ejercicio de su facultad reglamentaria; las ordenanzas virreinales constituyen quizá la mayor parte de la legislación colonial. Esto se explica en razón de que la legislación dictada desde la metrópoli para las Indias solía contener, sobre todo, las líneas generales para la actuación de autoridades, regulación de instituciones, etcétera, y tocaba a las autoridades locales, fundamentalmente a los virreyes pero también al Real Acuerdo, complementarlas. De todos modos, las ordenanzas virreinales solían necesitar la confirmación real para adquirir carácter definitivo.

De los sujetos encargados del gobierna distrital sólo los gobernadores podían dictar ordenanzas; sus facultades reglamentarias eran de la misma jerarquía que las de los virreyes. Los cabildos, a su vez, también tenían facultades para dictar ordenanzas para regular la vida municipal. La poca autonomía de que gozaron los cabildos en la Nueva España determinó que sus ordenanzas debieran ser aprobadas en ocasiones por el virrey, o incluso por el rey. Sin embargo, es claro que los cabildos fueron los que resolvieron las cuestiones menudas de la vida diaria de los súbditos novohispanos. Entre las otras autoridades que tenían facultades para dictar ordenanzas se encuentran los visitadores, los cuales, recibían instrucciones para realizar una misión determinada. En esas instrucciones se especificaba el alcance de sus facultades, y si tenían o no tenían la posibilidad de resolver determinados conflictos a través de la creación de ordenanzas, que, naturalmente, luego debía sancionar y ratificar el rey.

Codificaciones Parciales

Las ordenanzas solían ser de mayor extensión que otras disposiciones de la época. Frecuentemente se hallaban divididas en parágrafos, cada uno de ellos recibía el nombre de ordenanza, y al conjunto de los parágrafos se le denominaba ordenanzas. Su promulgación, en el caso de las que emanaban del rey, podía hacerse por real provisión o por real cédula. Las del gobierno virreinal eran publicadas a voz de pregonero o bien turnadas directamente a los sujetos involucrados. García-Gallo afirma que las ordenanzas – se refiere a las del gobierno supremo – venían a «refundir y cristalizar un sistema creado por numerosas disposiciones casuísticas, o desarrollado por éstas sobre la base de unas primitivas ordenanzas»: aunque en ocasiones podían introducir novedades. A su juicio, las ordenanzas, como los códigos modernos, eran producto de una redacción que aspiraba a presentarlas en forma sistemática y ordenada ya que, concluye, las ordenanzas fueron codificaciones parciales.

Origen Militar

Queda por explicar el significado del término ordenanzas en su sentido originario, el que hace referencia a la reglamentación y el mando del ejército. En este sentido se utilizaron para el gobierno de los militares y buen gobierno de las tropas aun antes de que hubiera ejércitos permanentes, ya que desde muy antiguo, en la Europa medieval hubo tropas más o menos organizadas, de manera tal que ya en el Fuero Juzgo aparece el término ordenanza referido al régimen de los forzadores, las huestes, y en general a la disciplina militar de los hombres de guerra.

Recursos

Véase También

  • Ordenanzas Municipales
  • Observaciones Del Gobierno
  • Oficiales Del Gobierno General
  • Gobierno Presidencial
  • Sistema De Gobierno
  • Gobierno Convencionista
  • Estado (Gobierno)
  • Reglamento Del Gobierno
  • Propuesta Del Gobierno
  • Partido De Gobierno
  • Exposición del Gobierno
  • Forma De Gobierno
  • Gobierno Centralista
  • Interventor Del Gobierno
  • Gobierno Monárquico
  • Empleados Del Gobierno

Bibliografía

Enciclopedia universal ilustrada europeo-americana, Madrid, Espasa-Calpe, 1919, tomo XL; García Gallo, Alfonso, «La ley como fuente del derecho en Indias en el siglo XVI», Estudios de historia del derecho indiano, Madrid, Instituto Nacional de Estudios Jurídicos, 1972.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.