Cultura Huichol

Cultura Huichol en México

[aioseo_breadcrumbs]

ETNOMAS
Huichole, Tevi, Wizarika

ORIENTACIÓN
IDENTIFICACIÓN Y LOCALIZACIÓN
Los huicholes son un grupo indígena mexicano ubicado en los estados de Jalisco, Nayarit, Zacatecas y Durango. El nombre «huichol» es el término que utilizaban los españoles para referirse a este grupo y es posiblemente una del nombre de los guachichiles o los wizarikas. Algunos estudiosos creen que los huicholes eran originalmente la cultura habitante del desierto conocida como «Guachichil» que, a su vez, era uno de los muchos pueblos llamados colectivamente «Chichimec». «Wizarika» es el término que utilizan los huicholes para identificarse. Su significado no está claro, pero los estudiosos han propuesto varias interpretaciones: «los curanderos», «los que llevan sandalias» y «los». Los huicholes utilizan el término «tevi», que significa «del pueblo», cuando distinguen entre individuos huicholes y no huicholes.

La mayoría de los huicholes viven en la Sierra Madre Occidental, en los estados de Jalisco, Nayarit, Zacatecas y Durango. Esta zona se extiende entre los 21°30′ y los 22°35′ de latitud norte y los 104°00′ y 104°30′ de longitud oeste. La escarpada sierra se formó en el periodo terciario con las coladas de lava de los volcanes activos. Los huicholes ocupan algunos de los terrenos más escarpados de la cadena montañosa, caracterizados por altas mesetas, escarpados acantilados y profundos valles fluviales que varían en elevación desde aproximadamente 600 metros hasta más de 1.800 metros. La geografía de la sierra se compone de extremos, creando barreras naturales que han servido para aislar a los huicholes del mundo exterior. Las cimas de la meseta están cubiertas de bosques de robles y pinos. En las elevaciones más bajas hay vegetación de matorral subtropical y bosques espinosos, que incluyen géneros como Acacia, Ficus, Lysiloma, Ceiba, Bombax, Bursera, Opuntia, y Agave. En la vegetación herbácea predominan las hierbas y las geófitas.

El principal río que atraviesa el territorio huichol, el Chapalagana, divide la tierra en dos secciones. Los huicholes que habitan la tierra al oeste del río han experimentado más presiones aculturales. Viven en pequeños grupos en asentamientos de indios cora o mestizos, o en centros urbanos. Los que viven al este han mantenido más sus tradiciones.

En este entorno de la sierra, hay dos estaciones principales: la lluviosa y la seca. Los meses más secos son de diciembre a mayo. El 80% de la precipitación anual de 80 centímetros cae en la temporada de lluvias, de junio a octubre. Durante la temporada de lluvias, los cañones de menor altitud son más calientes y húmedos que las mesetas. En las estaciones secas, las mesetas están sujetas a un clima más frío, a veces con heladas y fuertes vientos.

DEMOGRAFÍA
Se desconoce el número de huicholes en la época del contacto con los españoles. Las epidemias desenfrenadas de sarampión y viruela redujeron considerablemente la población. Los documentos de los misioneros franciscanos de la década de 1780 informan de una población de 2.000 en las comunidades más asimiladas de Tenzompa, San Nicolás, Soledad y Huajuquilla. En las tres comunidades huicholas más tradicionales (San Andrés, Santa Catarina y San Sebastián), la población ascendía a 1.000 habitantes. En 1894 un censo del gobierno mexicano situó la población huichol en 4.000 . Entre 1910 y 1940, numerosos huicholes huyeron de la sierra debido a la agitación creada por la Revolución Mexicana y la revuelta cristera, y se establecieron en varias zonas de Nayarit. Un mayor número de huicholes comenzó a emigrar a la costa de Nayarit como trabajadores de temporada y, a partir de la década de 1960, algunos huicholes comenzaron a vivir en centros urbanos como Tepic, Guadalajara, Zacatecas y Ciudad de México. En 1981 se estimaba que el número total de huicholes rondaba los 10.000, siendo la mayor concentración, 6.000, la que vivía en la zona rural de Jalisco, y aproximadamente 2.000 la que residía en los centros urbanos. El censo mexicano de 1990 situaba la población huichol mayor de 5 años en 20.000 personas. En el censo de 2000 había 43.929 individuos que residían en hogares huicholes, de los cuales 30.726 hablaban una lengua indígena, presumiblemente en gran parte huichol. La mayor concentración de asentamientos donde el huichol es la lengua predominante era la zona fronteriza del norte de Jalisco (especialmente los municipios de Mezquitic y Bolaños) y el este de Nayarit (especialmente el municipio de Del Nayar), con una dispersión en el sur del estado de Durango.

AFILIACIÓN LINGÜÍSTICA
El huichol, la lengua nativa, se clasifica con las lenguas de la rama azteca de la familia uto-azteca. Está estrechamente relacionada con la lengua cora. Algunos términos del náhuatl han sido tomados de los indios tlaxcaltecas e incorporados al huichol.

HISTORIA Y RELACIONES CULTURALES
Se sabe poco sobre los orígenes del huichol. Algunos estudiosos proponen que en la época precolombina los huicholes eran originalmente guachichiles del desierto alrededor de Zacatecas y San Luis Potosí y formaban parte de la cultura chichimeca. Según esta teoría, los antepasados de los huicholes contemporáneos se refugiaron en la sierra poco antes o después de la llegada de los españoles. Otros creen que los huicholes llevaban mucho tiempo residiendo en la sierra, con una fuerte orientación hacia la costa del Pacífico. Independientemente de sus orígenes, es probable que la cultura huichol estuviera formada por cuatro o cinco tribus, cada una con tradiciones regionales distintas.

Debido a lo accidentado del terreno de la sierra y a la resistencia física de los indios, los huicholes resistieron la dominación española directa hasta la década de 1720. Para entonces su territorio y población se habían reducido drásticamente. Los franciscanos establecieron centros que sirvieron como misiones y puestos fronterizos en la zona. Algunos de los primeros misioneros franciscanos establecieron comunidades en Tenzompa, Soledad y San Nicolás, todas las cuales acabaron asimilándose a la población mestiza. San Andrés, Santa Catarina y San Sebastián fueron los centros franciscanos más alejados y los huicholes mantuvieron más sus creencias y prácticas nativas. Dado que la zona huichol se encontraba en la franja de las tierras controladas por los españoles dentro de la de San Luis Colotlán, los centros se convirtieron en puestos de avanzada para proteger la región de los ataques de los indios. Los huicholes recibieron un estatus más privilegiado en el que se les permitía tener su propio gobierno tribal y estaban exentos de pagar tributos.

La influencia intensiva de los misioneros en la sierra disminuyó después de la independencia de México, y para 1860 prácticamente todo el clero abandonó la sierra debido a la creciente tensión entre los indios por los derechos sobre la tierra. La independencia de España también supuso el fin de las comunidades indígenas fletadas por los españoles en la sierra, lo que abrió las tierras comunales huicholas a los ganaderos y colonos mestizos. Se produjo una revolución de diez años en la que los huicholes y los coras unieron sus fuerzas bajo el líder indio Lozada para proteger la sierra de nuevas invasiones extranjeras. Hasta la llegada de varios etnógrafos a finales del siglo XIX y principios del XX, se sabía muy poco sobre los huicholes y sus tradiciones culturales. El más conocido de estos etnógrafos fue el noruego Carl Lumholtz, quien, bajo el patrocinio del Museo de Historia Natural de Nueva York, documentó gran parte de la cultura huichol a través de diarios y fotografías y reunió una extensa colección de cultura material huichol para el museo.

Poco después comenzó la Revolución Mexicana, que para 1913 había llegado a la sierra. Los mestizos vecinos, que habían intentado invadir las tierras de los huicholes, se pusieron del lado de Pancho Villa. En respuesta, los huicholes lucharon bajo su jefe, el general Mezquite, que se alió con Carranza. Mezquite recibió ayuda de Guadalajara, y él y sus tropas huicholas lograron expulsar a los mestizos de su territorio. La tranquilidad en la sierra iba a durar poco. Los rebeldes cristianos conocidos como cristeros hacían campaña contra la política gubernamental recientemente impuesta que separaba a la iglesia católica del estado. Los que escaparon de las tropas del gobierno huyeron a la protección de la sierra. Los huicholes sufrían conflictos entre sus propias comunidades. Miembros de la comunidad de San Sebastián se unieron a los cristeros bajo el liderazgo de un huichol llamado Juan Bautista, aprovechando esta oportunidad para invadir y saquear los ranchos y centros ceremoniales de Santa Catarina. Juan Bautista fue finalmente emboscado y asesinado por los huicholes de Tuxpan de Bolaños. Durante este periodo, muchos huicholes huyeron de la sierra hacia pueblos regionales, ciudades y la costa o se fueron a vivir entre los cora. Algunos nunca regresaron a la sierra. La mayoría de los huicholes se mantuvieron neutrales o a favor del gobierno, dependiendo de la seguridad de las tierras comunales de cada uno. Los problemas de reforma agraria originados por la Revolución Mexicana aún no se habían resuelto y, con la interrupción causada por los rebeldes cristeros, los mestizos aprovecharon esta oportunidad para instalarse en tierras huicholas.

En la década de 1950, la iglesia católica comenzó de nuevo a incursionar en las comunidades huicholas, construyendo pistas de aterrizaje y varias misiones en las cercanías. En la década de 1960 se produjeron cambios aún mayores cuando, bajo el entonces presidente Luis Echeverría, el Instituto Nacional Indigenista (INI) patrocinó un programa de desarrollo regional conocido como Plan HUICOT (por Huichol-Cora-Tepehuan). Este organismo gubernamental desarrolló proyectos destinados a integrar a los huicholes en la cultura nacional mexicana. Se construyeron pistas de aterrizaje y carreteras que conectaban las comunidades aisladas con el mundo exterior. Se iniciaron proyectos agrícolas que introdujeron tractores, fertilizantes y diferentes tipos de cultivos. Otros proyectos se centraron en la mejora del ganado de las comunidades. También se crearon clínicas médicas y escuelas, estas últimas dirigidas por maestros huicholes bilingües. Véase más sobre el sistema educativo en México.

Desde entonces, los huicholes se han vinculado a la nacional y buscan formas de generar ingresos en efectivo, generalmente como artesanos o trabajadores asalariados migrantes en las ciudades o en tierras de propiedad mestiza. Están en contacto con un número cada vez mayor de forasteros, tanto como extranjeros procedentes de tan diversos como Estados Unidos, Canadá, Europa, Centroamérica y Sudamérica, y Japón. Las tierras de los huicholes siguen siendo invadidas por mestizos que buscan tierras para construir casas y pastar el ganado y bosques para explotar la madera. Los huicholes, representados por funcionarios del INI y otras organizaciones de desarrollo sin fines de lucro, siguen tratando de obtener el título legal de sus tierras.

ESTABLECIMIENTOS
La sierra huichola está dividida en cuatro grandes distritos comunitarios. En el estado de Jalisco y colindando con Durango y Zacatecas se encuentran las comunidades de San Andrés Cohamiata (incluyendo el Banco de Calítique), San Sebastián Teponahuaztlán junto con la anexa Tuxpan de Bolaños, y Santa Catarina Cuexcomatitlán. La zona de Nayarit incluye a Guadalupe Ocotán y varias comunidades pequeñas en las que también viven indígenas cora, como Jesús María y Santa Bárbara. En cada distrito hay un centro ceremonial donde residen los funcionarios que gobiernan y donde se desarrollan las políticas y ceremoniales de toda la comunidad. Dentro del distrito comunitario se encuentran los distritos de los templos, formados por linajes familiares. La mayoría de los huicholes viven en ranchos familiares dispersos en los alrededores del distrito del templo correspondiente al linaje del anciano del rancho. Los asentamientos del rancho consisten en casas individuales que pertenecen a la pareja mayor, a sus hijos y nietos adultos, y a los miembros de la familia extendida que han recibido el permiso del anciano para construir sus casas en el rancho. Suele haber una cocina común y una casa que es el xiriki (santuario) de la familia. El xiriki está dedicado a los ancestros de los ancianos del rancho. En algunos casos, hay más de un xiriki, para honrar a los antepasados de otros parientes más lejanos. Todos estos edificios rodean un patio principal que cuenta con una chimenea exterior y un disco de piedra sagrado donde se celebran las ceremonias familiares. Las casas de los huicholes tienen suelo de tierra, paredes de piedra o adobe y techos de paja. En cada rancho suele haber al menos una casa de bambú construida sobre pilotes por encima del suelo, donde se almacenan el maíz y otros cultivos después de la cosecha. Algunos huicholes están sustituyendo los tejados de hierba por tejas de cemento o prefabricadas compradas en tiendas. Las paredes de algunas casas son ahora de ladrillos cocidos al horno.

ECONOMÍA
SUBSISTENCIA
La de los huicholes se basa en la caza, la recolección y la pesca, junto con la agricultura de subsistencia de tala y quema. Los animales silvestres como el venado, el conejo, el pecarí, la iguana y diversas aves eran cazados originalmente por los hombres con trampas, arcos y flechas, y una especie de honda. En la actualidad, las armas de fuego han sustituido en gran medida a estos dispositivos. Los peces y cangrejos de río se capturan con redes artesanales. Se recolectan verduras, raíces y tubérculos silvestres, frijoles de mezquite, hongos, aguacates, nopales y frutos, frutos de huamuchili (Pithecellobium dulce ), bayas y ciruelas. Para el cultivo se utilizan arados de madera tirados por animales y palos para cavar, siendo los principales cultivos el maíz, el frijol, las calabazas y los chiles. Las familias también poseen ganado vacuno, mulas, burros, caballos, cabras, ovejas, cerdos, pollos y pavos. El queso se elabora con leche de vaca.

COMERCIALES
Varios huicholes emigran por temporadas a la costa oeste para trabajar como asalariados en la cosecha de tabaco y cultivos alimentarios comerciales. Otros son artesanos que venden sus obras de arte en la sierra, en las ciudades y centros turísticos mexicanos, y a lo largo de la entre Estados Unidos y México. Gran parte del dinero ganado en estas empresas se destina a los gastos derivados del patrocinio de las ceremonias. Algunos huicholes se trasladan a las ciudades para trabajar como obreros. Un grupo selecto ejerce profesiones como maestro bilingüe, ingeniero, economista y profesional de la salud.

ARTES INDUSTRIALES
Los hombres huicholes tejen cestas, sombreros y cunas para bebés con fibras vegetales. También fabrican sillas, instrumentos musicales, arcos y flechas, herramientas de telar y husos. Las mujeres bordan, tejen en telares de cintura y hacen algo de cerámica. La multitud de ofrendas rituales que se realizan se dividen en objetos masculinos, como flechas de oración, y femeninos, que incluyen cuencos votivos. Tanto los hombres como las mujeres fabrican joyas de cuentas, cuencos de calabaza, máscaras y otras figuras para empresas comerciales. Se fabrican cinturones, bolsos y prendas de vestir tejidas y bordadas para su venta, así como pinturas de hilo y otras formas de arte desarrolladas comercialmente.

DIVISIÓN DEL TRABAJO
Las mujeres recogen alimentos silvestres, ayudan en las actividades hortícolas, ordeñan vacas, preparan la comida, acarrean agua, cosen, tejen y bordan, confeccionan ropa y accesorios y cuidan de los niños. Los hombres cazan, pescan, realizan el trabajo manual pesado en los cultivos, recogen leña, construyen edificios y ayudan a cuidar a los niños. Los niños pastorean animales y ayudan a los hombres a cazar; las niñas cuidan de sus hermanos pequeños, hacen tortillas y ayudan en las tareas domésticas. La mayoría de los chamanes son hombres; las mujeres que lo son suelen ser más discretas en cuanto a su formación especializada. Los hombres son los líderes políticos y los músicos. Las mujeres pueden especializarse como parteras y maestras artesanas. Las tradiciones rituales destacan la importancia de los hombres y las mujeres en las funciones ceremoniales.

TENENCIA DE LA TIERRA
La sierra está dividida en distritos de tierras comunitarias. Los gobernantes huicholes locales asignan la tierra a los miembros de la familia de la comunidad. Muchas familias ocupan varias parcelas de tierra, en las que residen de forma estacional junto con sus actividades de subsistencia. Un miembro de la comunidad puede solicitar una parcela de tierra desocupada. La tierra se transmite de padres a hijos, y las reglas de herencia dan especial importancia a los hijos mayores y menores. Los huicholes se ven constantemente presionados por los mestizos vecinos que invaden sus tierras. Existe una gran incertidumbre entre los huicholes sobre el efecto que tendrá la modificación del artículo 27 de la Constitución mexicana de 1992 sobre el derecho agrario.

PARENTESCO
GRUPOS DE PARENTESCO Y DESCENDENCIA
La familia extensa constituye el núcleo de la estructura social huichol. Los linajes familiares se organizan dentro de distritos de templos basados en la descendencia bilineal. La alteración de estos distritos hace difícil reconstruir la organización social original. En algunos distritos de templos, el grupo se organiza en mitades de linajes de temporada seca y de temporada de lluvias. Cada mitad está unida bajo una deidad ancestral. Los miembros de los distritos de templos circundantes están vinculados a sus homólogos de cada grupo de templos que poseen una carga ritual.

TERMINOLOGÍA DE PARENTESCO
La terminología de parentesco de los huicholes es hawaiana. Los términos de dirección distinguen a los parientes de una generación, pero en la segunda generación y más allá, los términos son recíprocos. Véase más sobre las relaciones de parentesco en México.

MATRIMONIO Y FAMILIA
MATRIMONIO
Los matrimonios tradicionales son bilaterales, entre primos hermanos, y arreglados por los padres cuando los hijos son muy jóvenes. Cuando llegan a la pubertad, se casan. Las mujeres suelen participar a partes iguales en esta decisión. En la actualidad, los matrimonios se producen con frecuencia entre parientes más lejanos; sin embargo, se prefiere que el cónyuge sea del mismo distrito del templo, o al menos de la misma comunidad. La unión de la pareja no incluye la unión de los bienes económicos; las mujeres y los hombres mantienen sus propiedades por separado, especialmente el ganado y otros animales. Los matrimonios poligínicos son más comunes en algunas comunidades; sin embargo, esta práctica parece estar ganando popularidad también en otras. La residencia post-matrimonial durante el primer año es en el rancho de la familia de la esposa. Después, la pareja decide en qué rancho de la familia construirá finalmente su propia casa. Si uno de los cónyuges es el mayor o el menor de la familia, residirá en el rancho de su familia. El divorcio, aunque desaconsejado, está permitido, especialmente en casos de excesiva crueldad. Si los miembros de la familia no consiguen reconciliar a la pareja a través de la mediación, el asunto se someterá a la decisión del gobernador de la comunidad. El nuevo matrimonio es menos formal: se consulta a las dos familias implicadas y, si están de acuerdo, la pareja empieza a vivir junta.

UNIDAD DOMÉSTICA
El rancho se compone de un número de hogares nucleares que suelen formar una familia extendida que abarca de tres a cuatro generaciones, junto con los yernos, los nietos y los adultos viudos o divorciados, que son probablemente mujeres. El anciano es quien toma las decisiones del grupo y también representa a la familia a nivel comunitario. Aunque el anciano suele ser un hombre, una mujer mayor también puede ocupar este puesto. El santuario de la familia (xiriki) se encuentra en el rancho de su anciano más antiguo. Ocasionalmente, tíos, primos o ahijados visitan e incluso viven en el rancho durante largos periodos.

HERENCIA
Los padres comienzan a transmitir su herencia a los hijos mientras aún viven. Desde una edad temprana, los hijos empiezan a recibir regalos de ganado, caballos, mulas, burros, cerdos, ovejas, cabras, pollos y pavos. En algunas comunidades, la herencia puede ser patrilateral. El mayor y el menor suelen recibir la mayor parte de la riqueza y los bienes del progenitor fallecido. También heredan la responsabilidad principal de cumplir con los cargos del templo, el gobierno y la iglesia que antes tenían sus padres.

SOCIALIZACIÓN
Los niños son el centro de atención y todos los miembros de la familia colaboran en su cuidado. Tanto la madre como el padre son figuras importantes en la crianza de los niños; sin embargo, los abuelos tienen una relación especial con la descendencia de sus hijos. Poco después del nacimiento, los niños reciben el nombre de un abuelo o chamán. Si un niño cae gravemente enfermo, recibe un nombre adicional. Cada año, durante los cinco primeros años, los niños, con la ayuda de sus padres, son los principales participantes en la ceremonia de la cosecha, Tatei Neixra. Al cumplir los cinco años, se les considera seres humanos completos. La educación es informal y no formal, y la mayor parte tiene lugar en el entorno del rancho entre los adultos y los niños mayores, así como en las ceremonias, las cacerías de ciervos y las peregrinaciones. Los niños que siguen el camino de convertirse en chamán, maestro músico o artista aprenden de los miembros de la familia que son competentes en estas áreas. Algunos niños huicholes asisten a las escuelas gubernamentales bilingües de sus comunidades o a las escuelas de los misioneros católicos. Cuando una niña llega a la pubertad, suele dominar las técnicas básicas de bordado y tejido en la espalda, que muestra visualmente para marcar su iniciación en la feminidad. Con su primera menstruación, se corta un mechón de pelo para simbolizar este paso.

ORGANIZACIÓN SOCIOPOLÍTICA
ORGANIZACIÓN SOCIAL
La sociedad huichol se ha basado tradicionalmente en la caza, la recolección y la horticultura. La en el mercado económico más amplio ha creado cierta desigualdad en el acceso a la riqueza y las ventajas. Sin embargo, muchos rituales huicholes implican la redistribución de la riqueza entre los miembros de la comunidad. La ideología huichol conserva fuertes elementos de igualitarismo. El estatus social se basa en la edad (los ancianos tienen la posición más alta) y en la en los cargos del gobierno, el templo y la iglesia. Los especialistas, como los chamanes, los músicos o los maestros artistas, reciben un estatus más alto y reconocimiento.

ORGANIZACIÓN POLÍTICA
La comunidad está dirigida por un consejo de kawiteros, ancianos sabios que suelen ser chamanes. Mediante el consenso de sus sueños, eligen anualmente al nuevo gobernador, al consejo tribal y a los cargos de la iglesia. Gran parte de la organización política se estructuró a partir de las enseñanzas de los misioneros franciscanos del siglo XVIII. El gobernador es el principal responsable de la toma de decisiones y actúa como árbitro de la comunidad. Los miembros del consejo son los comisarios de cada zona del grupo del templo, un alguacil, un juez, un secretario bilingüe y representantes de la comunidad. El gobernador, que redistribuye los bienes y servicios en la comunidad, es una figura religiosa. La esposa del gobernador, que comparte el cargo con él, tiene mucha influencia en la toma de decisiones.

CONTROL SOCIAL
Los conflictos más comunes tienen que ver con las disputas por la tierra, los robos y las transacciones de ganado, los problemas familiares domésticos, el abandono de las responsabilidades de carga, la brujería y las relaciones con los forasteros. El gobernador y los miembros del consejo presentes actúan como árbitros entre las partes implicadas. Los castigos varían desde multas, servicios prestados, cárcel (a veces en el cepo) y expulsión de la comunidad. Los asuntos de asesinato son resueltos por las autoridades mestizas de las ciudades.

CONFLICTO
La mayoría de los conflictos con otros grupos tienen que ver con disputas por la tierra y la propiedad que surgen, por ejemplo, de la invasión de tierras por parte de los mestizos y de la explotación de los recursos naturales. Los forasteros internacionales que llegan para hacer películas, tomar fotografías, escribir libros y buscar experiencias mesiánicas también pueden causar trastornos.

RELIGIÓN Y CULTURA EXPRESIVA
CREENCIAS RELIGIOSAS
La religión impregna todos los aspectos de la vida, y la mayoría de los huicholes no hacen una verdadera distinción entre el mundo sagrado y el cotidiano. Para los huicholes, la religión es la vida misma. Siguiendo estas creencias y rituales, piden a las deidades sol y lluvia para las cosechas, éxito en la caza del ciervo, fertilidad, buena salud y protección contra los peligros del mundo natural y sobrenatural. Los dioses del panteón huichol encarnan y personifican la naturaleza en todas sus manifestaciones, siendo los más antiguos Takutsi Nakawé, la Abuela del Crecimiento y la Germinación, que creó el mundo, y Tatewari, el Abuelo Fuego. La gran compañía de deidades incluye el sol, la lluvia, el viento, el océano, la tierra y los ciervos. Las ofrendas votivas, artísticamente representadas, se realizan como oraciones visuales a las deidades y comunican las necesidades y deseos más íntimos de los huicholes. El peyote (Lophophora williamsii ) tiene una fuerte presencia en la cultura huichol. Los huicholes realizan peregrinaciones anuales a la tierra sagrada del peyote, Wirikúta, en el desierto de San Luis Potosí. Las propiedades psicoactivas del peyote permiten a los participantes ver visiones brillantes y coloridas que se interpretan como comunicaciones personales de sus dioses. Los huicholes consideran el peyote, que se identifica con el ciervo, como un regalo sagrado; su consumo está muy ritualizado y sirve de fuerza unificadora entre los miembros de la comunidad. Algunos elementos cristianos han entrado en las creencias religiosas de los huicholes, y se observan ciertas ceremonias cristianas. El grado de influencia cristiana varía. En algunas comunidades, existe un grado relativamente menor de sincretismo entre las dos religiones.

PRACTICANTES RELIGIOSOS
El núcleo de la existencia huichol está en manos de los chamanes, conocidos como mara' akames. A lo largo de cinco a diez años de formación intensiva, estos hombres (y a veces mujeres) adquieren conocimientos como curanderos, sacerdotes y adivinos. En sus sueños, perciben las causas de la enfermedad y la inestabilidad ambiental y las medidas que deben tomarse en esos casos. Sus sueños también les instruyen en la realización de importantes funciones ceremoniales. Invocan almas en los cuerpos de los recién nacidos y siguen las almas de los muertos para enviarlas al otro mundo. Los chamanes que cantan viajan con sus animales mensajeros a los distintos mundos para comunicarse con los dioses en nombre de la familia y la comunidad.

CEREMONIAS
El ciclo anual se divide en ceremonias y actividades en los templos de la estación húmeda y de la estación seca. Las ceremonias para la lluvia y la siembra de las cosechas tienen lugar alrededor del solsticio de verano. Las ceremonias de cosecha tienen lugar cerca del equinoccio de otoño. La caza del ciervo y la peregrinación del peyote completan el ciclo. Las ceremonias suelen durar al menos dos días con sus noches, durante las cuales los chamanes cantan extensos ciclos de mitos con la ayuda de dos asistentes. Cuando se conoce la presencia de los dioses, se sacrifican animales para proporcionarles sangre, que encarna la fuerza vital, y comida ritual. También se celebran ceremonias en el centro de la comunidad y en los ranchos familiares.

ARTE
El arte es una parte importante del modo de vida tradicional huichol. A través del arte expresan materialmente sus sentimientos más íntimos. Los diseños, meticulosamente bordados en una camisa o en una bolsa de colores vivos, o tejidos en un ancho cinturón de lana, son símbolos que representan a sus dioses y la sacralidad de la naturaleza. Las visiones del peyote son la fuente de muchos de estos diseños, que se utilizan para decorar objetos ceremoniales, guitarras y violines, cuencos de calabaza y flechas de plumas y para pintar la cara. Las pinturas de hilo contemporáneas son un desarrollo relativamente nuevo y están destinadas al consumo externo. Son inequívocamente una forma de contar historias, y muchos diseños incorporan elementos del folclore, la mitología, las creencias y los rituales huicholes. Otros tipos de arte comercial son los pendientes de cuentas, los collares, los cuencos de calabaza, las máscaras y los tejidos y bordados.

MEDICINA
Las y dolencias pueden deberse a diversas causas: incumplimiento de los votos rituales, insatisfacción de los dioses, venganza de las almas de los animales o las plantas por el mal e imprudente trato recibido en vida, brujería, pérdida del alma (especialmente entre los niños), vientos malignos y el regreso de los antepasados que no han sido propiciados adecuadamente. Para diagnosticar una enfermedad, el chamán se somete a un periodo de restricciones dietéticas y sueña durante varias noches, durante las cuales el paciente recibe un tratamiento diario. El chamán barre al paciente con varitas de plumas, aspira objetos extraños del cuerpo del paciente y rocía agua bendita de su boca sobre el paciente. Cuando se conoce la causa de la enfermedad, el chamán instruye a la familia del paciente en los rituales y ofrendas adecuados que deben realizarse. Si el paciente está extremadamente enfermo, el chamán realiza una ceremonia en la que canta durante toda la noche para descubrir el motivo de su mala salud. Las hierbas se siguen utilizando mucho, pero el conocimiento de estas plantas medicinales y su sabiduría no está tan extendido como antes. Debido a la introducción de numerosas extranjeras, la mayoría de los huicholes han adoptado la medicina occidental en sus prácticas tradicionales. Los chamanes bendicen la medicina antes de administrarla y pueden realizar sus curaciones junto con los médicos occidentales.

LA MUERTE Y EL MÁS ALLÁ
Al morir, el alma del individuo recorre su vida, siguiendo un camino hacia el inframundo, donde se enfrenta a pruebas y tribulaciones que son consecuencia de las acciones del individuo mientras vive. Si una persona ha tenido relaciones sexuales con un no huichol, su alma es desterrada a un corral alrededor del cual corren eternamente en círculos mulas o caballos en estampida. Si el alma ha vivido una vida más pura, acaba llegando a un templo de los muertos en el oeste, donde baila para desprenderse del hilo de la vida. Cinco días después de la muerte, el chamán y la familia celebran una ceremonia para despedir al alma. A continuación, el chamán ayuda al alma a llegar al otro mundo en el cielo para unirse a las almas de los fallecidos anteriormente. Cinco años después, se celebra una ceremonia especial en la que el chamán captura el alma en forma de un cristal de roca que se cuida en el altar del santuario familiar. Se unge con sangre de animales sacrificados y se le ofrece comida durante las ceremonias familiares.

Revisor de hechos: Brooks

Recursos

[rtbs name=»informes-jurídicos-y-sectoriales»]

Véase También

Bibliografía